Infórmate

Cómo proteger la piel para que no se seque con el frío

Cuidado de Piel

En invierno es cuando la piel se resiente más y las bajas temperaturas hacen que se seque más que en otras épocas, además de dañarla si no es adecuadamente protegida. Aparte de prendas, la piel requiere cuidados desde fuera como por dentro, y es que la alimentación adecuada es fundamental para mantener una piel en perfectas condiciones y la hidratación constante.

Incluir aceites ricos en omega 3 omega 6, como el de aguacate o borraja, que también ayudarán a mejorar la hidratación y a recuperar la estructura que tienen dañada.

Aunque suene descabellado, la primera recomendación para el cuidado de la piel durante otoño-invierno es el uso de protector solar en presentación de crema (ya que los de gel y aerosol no brindan la misma humectación y protección). Aunque las temperaturas sean más bajas y la densidad de las nubes aumente generando una atmósfera nublada, que no haga calor no quiere decir que la radiación ultravioleta no sea la misma y ponga en peligro la piel.

Cuidarse del frío. El frío ocasiona que la piel sufra de resequedad, irritación y en el peor de los casos de enfermedades como dermatitis atópica. Evitar los cambios bruscos de temperatura así como el uso de agua demasiado fría o caliente para el aseo. Lo ideal es utilizar agua tibia para evitar irritaciones de la piel, sobre todo en las zonas más delicadas que son el contorno de los ojos y los labios, donde tenemos que utilizar complejos hidratantes específicos que eviten el deterioro de estas partes.

Algunas patologías cutáneas como el acné, la dermatitis, la psoriasis o la xerosis(piel seca) empeoran en el invierno.